¿QUÉ ES LA CARTA EUROPEA DE TURISMO SOSTENIBLE?

La Carta Europea de Turismo Sostenible en Espacios Naturales Protegidos (CETS) es una iniciativa de la Federación EUROPARC que tiene como objetivo global promover el desarrollo del turismo en clave de sostenibilidad en los espacios naturales protegidos de Europa. La CETS es un método y un compromiso voluntario para aplicar los principios de turismo sostenible, orientando a los gestores de los espacios naturales protegidos y a las empresas para definir sus estrategias de forma participada.

Beneficios de la CETS

Beneficios para los espacios protegidos

  • Una base para reforzar las relaciones con las partes interesadas en el turismo local, y el sector turístico en general;
  • La oportunidad de influir en el desarrollo turístico de la zona;
  • Una mejor imagen en el escenario europeo como zona dedicada al turismo sostenible;
  • Oportunidad de desarrollar relaciones públicas y despertar la conciencia de los visitantes a través de los medios de comunicación locales y nacionales;
  • Oportunidad de trabajar con otros espacios de la red de la Carta Europea y aprender de ellos;
  • Asesoramiento práctico tanto a nivel interno como externo, que da acceso a nuevas ideas y mejoras y mayor credibilidad ante potenciales socios financieros.

Beneficios para las empresas

Las empresas aumentarán y mantendrán su rentabilidad a través de:

  • Una mayor satisfacción del visitante y la repetición de su visita
  • La reducción de los costes de explotación mediante auditorías y el uso sostenible de los recursos (energía, agua, etc.)
  • Retener el gasto del visitante en la economía local mediante el uso de productos gastronómicos locales y otros productos distintivos, así como con la promoción de actividades, festivales y costumbres locales;
  • Un compromiso con el personal del espacio protegido y otras partes interesadas locales en el desarrollo conjunto de la estrategia turística de la zona
  • Ser reconocida a nivel europeo o el desarrollo de nuevas oportunidades comerciales mediante:
    •   el acceso a nuevos clientes atraídos por los espacios protegidos,
    •   una nueva oferta orientada hacia el descubrimiento del medio ambiente,
    •   la creación de una oferta fuera de temporada,
    •   el trabajo con otros sectores económicos locales y la compra de servicios y productos locales,
    •   un buen conocimiento de la frecuentación turística en el espacio protegido y de las   previsiones futuras de clientes potenciales,
    •   una mejor organización del turismo en el conjunto del territorio,
    •   una información de calidad sobre el espacio protegido.

De igual forma, es una buena ventaja comercial poder informar a los clientes, en el material promocional y en el servicio al cliente, que una empresa es colaboradora acreditada de un espacio protegido al que se ha concedido la Carta

FASES DE LA CETS

Fase I: Acreditación de espacios naturales protegidos

Puesta en marcha en 2001, es el espacio protegido, con el acuerdo y compromiso de los empresarios turísticos y otros actores locales, quien solicita la adhesión, y es el territorio quien recibe la acreditación de la CETS.

Fase II: Adhesión de las empresas

El sistema de adhesión distinguirá, en los espacios ya acreditados, a aquellas empresas que más y mejor se esfuerzan por hacer sostenible su actividad y colaborar con los gestores del espacio. Son las empresas turísticas las que voluntariamente pueden solicitar su adhesión. Esta reconocimiento será mucho más que otra nueva marca de calidad, porque además garantizará una auténtica colaboración entre la empresa y el espacio protegido para avanzar en el desarrollo de un turismo sostenible.

Fase III: Adhesión de las Agencias de viaje

Esta fase se aprobó en el año 2015, su objetivo es fomentar la comercialización de una oferta turística en espacios protegidos que respete los principios de la Carta Europea de Turismo Sostenible, y que por lo tanto contribuya a la conservación y al desarrollo local. Asimismo, pretende reconocer y diferenciar a las agencias de viajes por su compromiso voluntario con el desarrollo turístico sostenible de los espacios protegidos en los que operen, brindándoles la oportunidad de colaborar con las administraciones ambientales, los territorios, y beneficiarse del trabajo conjunto en la elaboración de ofertas únicas y atractivas para el turista.