Versión para imprimr

Antecedentes

La Directiva Hábitats y la financiación de Natura 2000

El artículo 8 de la Directiva Hábitats explicita la opción de financiación de la Red Natura 2000 tomada por el legislador comunitario en el año 1992.
 

DIRECTI VA HABITATS. ART. 8
 

1. De forma paralela a sus propuestas relativas a los lugares susceptibles de ser designados como zonas especiales de conservación en las que se encuentren tipos de hábitats naturales prioritarios y/o especies prioritarias, los Estados miembros enviarán a la Comisión, cuando resulte pertinente, sus estimaciones de lo que consideren necesario en relación con la cofinanciación comunitaria para permitirles cumplir sus obligaciones de acuerdo con lo estipulado en el apartado 1 del artículo 6.
 

2. De acuerdo con cada uno de los Estados miembros de que se trate, la Comisión determinará, para los lugares de importancia comunitaria para los que se solicite cofinanciación, las medidas indispensables para el mantenimiento o el restablecimiento en un estado de conservación favorable de los tipos de hábitats naturales prioritarios y especies prioritarias en los lugares afectados, así como los costes totales que se deriven de dichas medidas.
 

3. La Comisión, de acuerdo con el Estado miembro de que se trate, evaluará la financiación necesaria, incluida la cofinanciación, para la aplicación de las medidas contempladas en el apartado 2, teniendo en cuenta, entre otras cosas, la concentración en el territorio del Estado miembro de hábitats naturales prioritarios y/o especies prioritarias y las cargas que impliquen, para cada Estado miembro, las medidas que se requieran.
 

4. De acuerdo con la evaluación a la que se refieren los apartados 2 y 3, la Comisión adoptará, teniendo en cuenta que las fuentes de financiación disponibles con arreglo a los pertinentes instrumentos comunitarios y de conformidad con el procedimiento establecido en el Anexo 21, un marco de acción prioritaria de las medidas que deban adoptarse y que supongan cofinanciación cuando el lugar haya sido designado en virtud de las disposiciones del apartado 4 del artículo 4.
 

5. Las medidas que no hayan podido aplicarse en el marco de la acción por falta de recursos, así como las incluidas en el mencionado marco de acción que no hayan recibido la necesaria cofinanciación o hayan sido sólo parcialmente cofinanciadas, podrán volverse a considerar con arreglo al procedimiento establecido en el artículo 21 en el contexto de la revisión bianual del programa de acción y podrán, entre tanto, ser pospuestas por los Estados miembros hasta la mencionada revisión. Dicha revisión tendrá en cuenta, cuando proceda, la nueva situación del lugar afectado.
 

6. En zonas donde se pospongan las medidas dependientes de cofinanciación, los Estados miembros se abstendrán de aprobar cualquier nueva medida que pueda resultar perjudicial para dichas zonas.
 

Como puede verse, se prevé tan sólo la cofinaciación de medidas relacionadas con las futuras ZEC y, dentro de éstas tan, sólo de aquellas medidas relativas a los "hábitats y especies prioritarios". La financiación de medidas relacionadas con ZEPA o con hábitats y especies no prioritarios no tienen cabida.
 

El artículo 8 obliga a los Estados a enviar junto con las Listas nacionales de LIC (es decir, las listas de "LIC PROPUESTOS") sus estimaciones sobre los costes relacionados con las medidas de conservación que habrá que aplicar en ellos cuando se conviertan en ZEC (repetimos, sólo para habitas y especies prioritarios).
 

Asimismo, instaura un sistema para determinar las "medidas indispensables" para cumplir la obligación de mantenerlos o llevarlos a un estado de conservación favorable. Una vez determinadas estas medidas, la Comisión de acuerdo con los Estados debe evaluar la financiación necesaria para las mismas, incluyendo la cofinanciación comunitaria. En esta evaluación la concentración en cada Estado de habitas o especies prioritarios sería determinante.
 

A la vista de la mencionada evaluación, la Comisión establecería un "Marco de acción prioritaria" en donde se señalarían las medidas que serían cofinanciadas y el montante de la cofinanciación, el cual, como puede verse, estaría muy condicionado por las "fuentes de financiación disponibles" (instrumento LIFE, Fondos estructurales, etc).

La posibilidad de que no fueran cofinanciadas todas las medidas e incluso la de que fueran tan sólo cofinanciadas parcialmente se expresa en su apartado 5. Según el mismo, en las Revisiones Bianuales del "Marco de Acción Prioritario", las medidas no cofinanciadas o parcialmente cofinanciadas podrían volverse a plantear.
 

Esta solución por la que optó el legislador comunitario no satisfizo a los Estados que aportaban más extensión a la Red Natura 2000, entre ellos España.

 
 

Informe del grupo de expertos sobre el artículo 8 (nov 2002)

 

A la vista de los problemas que planteaba el artículo 8 de la Directiva Hábitats, y la interpretación tan estricta que hacía del mismos la Comisión Europea, se creó un Grupo de Expertos para estudiar las implicaciones de este artículo, el cual se reunió por primera vez en diciembre del año 2001.
 

Sus objetivos eran
 

  • Establecer una interpretación común del artículo 8 de la Directiva hábitats, que transcendiera la interpretación estricta de su contenido.
  • Elaborar estimaciones de los costes económicos relacionadas con la gestión de la Red Natura 2000 (al completo).
  • Formular recomendaciones sobre los recursos comunitarios necesarios para cofinanciar estos costes (lo que implicaba un análisis sobre los Fondos existentes y su efectiva aplicación a la conservación de la Red Natura)
     

El "Informe final sobre la financiación de Natura 2000" del grupo de expertos vio la luz en noviembre de 2002 (un resumen del mismo puede encontrarse en las Actas del ESPARC de 2003).
 

En el mismo:
 

  • Se estableció como interpretación común que el artículo 8 no debía proyectarse tan sólo sobre las ZEC y las medidas que presentaran hábitats o especies prioritarios, sino sobre todas las zonas, hábitats y especies cubiertos por la Red Natura 2000.
  • Se apuntó una estima de costes situada en un rango de 3400-5700 millones de euros por año de aquí al año 2013, reconociendo que esta estima era bastante prudente (además, tan sólo se había calculado en función de los 15 países iniciales de la UE).
  • Se estudiaron tres opciones de financiación de la Red Natura 2000
    • Utilizar los fondos actuales de la UE (en particular el Reglamento de Desarrollo Rural, Los Fondos estructurales y de Cohesión y el LIFE Naturaleza).
    • Ampliar y modificar el LIFE - Naturaleza para convertirlo en el principal mecanismo de financiación.
    • Crear un nuevo instrumento de financiación especial para Red Natura 2000.
       

Resultado de este análisis se hicieron unas recomendaciones a corto y largo plazo.

Comunicación de la comisión sobre financiación

 

En julio de 2004, la Comisión Europea emite su Comunicación sobre Financiación de la Red Natura 2000.
 

En ella la Comisión:
 

  • Ya asume de facto que habrá que cofinanciar la Red Natura 2000 en su conjunto.
  • Estima los costes asociados a las medidas de conservación en Red Natura en unos 6100 millones de euros al año (teniendo en cuenta una UE de 25 miembros).
  • Realiza una breve exposición de cómo los Estados han estado aprovechando los Fondos vigentes para financiar medidas relacionadas con Red Natura hasta la fecha, reconociendo las limitaciones que la estructura de dichos fondos plantean.
     

Finalmente fija su postura partiendo de las posibilidades existentes: bien integrar la financiación de Red Natura en otras políticas comunitarias (por la que se decantan la mayoría de los Estados), bien optar por la creación de un fondo independiente (por la que se decantan los países interesados, y clara y expresamente, España).
 

La Comisión opta por la primera opción, es decir, la de INTEGRAR la financiación de Red Natura en el resto de políticas. Fundamentalmente a través de:
 

  • La Política de Desarrollo rural, lo cual implica seguir utilizando el Fondo de Desarrollo Rural, pero reformándolo a efectos de aumentar sus posibilidades de aplicación a Red Natura.
  • La Política de Cohesión, lo cual implica también seguir utilizando los Fondos Estructurales y de Cohesión, mejorándolos.
  • El mantenimiento del Instrumento LIFE, que serviría fundamentalmente para financiar acciones de apoyo para la puesta en red de mejores practicas y actividades de comunicación y sensibilización practica.
     

En definitiva, la Comisión anuncia ya en 2004 que para el periodo 2007-2013 los Fondos Estructurales y de Desarrollo rural serán los que ofrezcan la mayor parte de la cofinanciación de la Red Natura, sin indicar el montante de dicha financiación.

Resoluciones del Parlamento europeo

 

El Parlamento europeo se ha pronunciado sobre este tema en su "Resolución sobre la Financiación de la Red Natura 2000", en marzo de 2005, la cual fue precedida de un Informe que aglutinaba las opiniones de las Comisiones de Desarrollo Rural, Política Regional y Medio Ambiente.
 

Anteriormente ya se había ido pronunciado a la hora de analizar las propuestas de la Comisión relativas a los nuevos reglamentos de financiación para el periodo 2007-2013: Fondo de Desarrollo Rural (FEADER), Fondos estructurales (FEDER, FSEY Fondo de Cohesión) y LIFE +.
 

En la mencionada Resolución de marzo de 2005 el Parlamento indica:
 

  • Que cree que el coste de 6100 millones de euros anuales, indicado por la Comisión, puede estar subestimado, por lo que solicita que se lo considere sólo como el mínimo necesario.
  • Que dado que se ha optado por la integración y por sufragar una parte importante de los gastos de Natura 2000 con cargo al nuevo Fondo Europeo agrícola de Desarrollo rural (FEADER) y a los Fondos Estructurales, los recursos de estos fondos deberían aumentar.
  • Que, a su juicio, son insuficientes para lograr una cofinanciación adecuada de la red Natura las previsiones normativas contenidas en las propuestas de Reglamentos presentadas por la Comisión sobre los Fondos para el nuevo periodo de programación 2007-2013 (FFEE, FEADER y LIFE +).
  • Que pide la creación, a partir de 2006, de un fondo de la UE dedicado a la biodiversidad en el marco de la propuesta del Reglamento LIFE+, en el que se prevea la financiación de los programas de gestión de Natura 2000 que no puedan financiarse con cargo a los Fondos estructurales o al FEADER.
  • Que pide a la Comisión, en consecuencia, que modifique su propuesta de Reglamento LIFE +.
  • Que pide a la Comisión, también en consecuencia, que modifique su propuesta de Reglamento sobre las "disposiciones generales aplicables al FEDER, al FSE y al Fondo de Cohesión", para que en él salga una referencia explícita a la Red Natura 2000, con el objeto de garantizar que las actividades de la misma puedan optar a financiación con cargo a los Fondos Estructurales.
 

La postura española

La postura española institucional y cívica - ha sido muy clara desde un primer momento. Tanto las autoridades estatales y autonómicas con competencias en materia de medio ambiente, como las organizaciones de defensa ambiental (SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción, Adena-WWF, etc.) han abogado por la creación de un fondo comunitario específico destinado a financiar la Red Natura 2000.

  • Postura del Ministerio de Medio Ambiente

"Informe relativo a los resultados para España del cuestionario de financiación de la red natura 2000 preparado por el grupo de expertos sobre el art. 8 de la directiva hábitats (sept 2002)".

  • Postura de algunas organizaciones cívicas:

Manifiesto conjunto de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y SEO/BirdLife.

  • Postura del Parlamento español:

Proposiciones no de Ley sobre financiación en materia de Red Natura en el Congreso de los Diputados.

 

Compartir