Versión para imprimr

La Directiva de Aves Silvestres

 

La Directiva de Aves Silvestres se dicta en el año 1979 con el siguiente objetivo: la protección, la administración y la regulación y explotación de las especies de aves que viven en estado silvestre (Art. 1). Para ello, el artículo 2 obliga a todos los Estados a tomar todas las medidas necesarias para mantener o adaptar las poblaciones de todas las especies de aves al nivel que corresponda, en particular, a las exigencias ecológicas científicas y culturales, habida cuenta de las exigencias económicas y recreativas.

La Directiva prevé:

  • Un régimen de protección de los hábitats de las aves (arts. 3 y 4)
  • Un régimen de protección directa de las especies: comercialización, caza, etc. (arts 5 a 9).

En cuanto al régimen de protección de los hábitats, la directiva estableció, entre otras cosas:

  • Una obligación general de protección de los hábitats de todas las especies de aves (art. 3).
  • Una obligación de protección reforzada de los hábitats de las especies del anexo I y de las migratorias (art.4).

     

Sin duda el artículo 4 de la Directiva ha sido el artículo estrella, pues en él se instauraron previsiones para crear la Red de ZEPA: obligación de declarar ZEPA, obligación de comunicar la designaciones a la Comisión, obligación de que las ZEPA contaran con medidas de conservación especiales en cuanto a los hábitats y obligación, dentro de las ZEPA, de no deterioro de los hábitats y de no perturbación a las especies que motivaron su declaración como tales.

La Red de Zonas de especial protección para las aves silvestres (ZEPA), creada por la Directiva de Aves Silvestres,  ha sido, pues, el embrión de la red Natura 2000

 

Volver a Las directivas

Compartir

Para aportar documentación

Para incorporar documentos a la Biblioteca Virtual de EUROPARC-España puede enviarlos a: oficina@redeuroparc.org.

Muchas gracias por su colaboración.